La Virgen de la Soledad de los Servitas, a su paso por la Plaza de Santa Isabel.